Presentación del proyecto ‘Premio Dr René Gerónimo Favaloro al Héroe Humanitario’

BANDERA ARGENTINA -
BANDERA ARGENTINA

 

FPa - Ro05 - F12 - CUPULA CONGRESO NACIONAL ARGENTINO - TMP331 -
Cúpula del Congreso de la Nación Argentina / Foto: Guillermo Daniel Balbi – (Derechos de Autor)

 

Congreso de la Nación de la República Argentina
Congreso de la Nación Argentina / Foto: Guillermo Daniel Balbi – (Derechos de Autor)

Año 2014

Este texto es copia fiel de la fundamentación presentada ante el diputado nacional, Dr. Federico Pinedo-

El siguiente enlace contiene la dirección web en donde figura el documento firmado y presentado por el diputado Dr. Federico Pinedo ante la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Argentina, para su estudio y posterior aprobación.  http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=5513-D-2014                                                                                                                —————————————————————————————————————————-Año 2017 -Se volvió a presentar-

Característiscas, datos, y fundamentos de la presentación:
PROYECTO DE LEY

Iniciado en: Diputados Expediente Diputados: 0330-D-2017
Publicado en: Trámite Parlamentario N° 3 Fecha: 05/03/2017
INSTITÚYASE EL PREMIO NACIONAL “DOCTOR RENÉ GERÓNIMO FAVALORO AL HÉROE HUMANITARIO”.

Firmantes:
-Schwindt, María Liliana – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

-Ehcosor, María Azucena – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

-Litza, Mónica Edith – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

*Giro a comisiones en Diputados:
-Comisión: ACCIÓN SOCIAL y SALUD PÚBLICA /
-Comisión:PRESUPUESTO y HACIENDA

Texto completo de la presentación del proyecto ante las cámaras:  http://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp…

——————————————————————————————————–

cropped-a-premio-dr-favaloro-al-hc3a9roe-humanitario2.jpg
Nueva portada

Luego de que el proyecto ‘PREMIO Dr René Gerónimo FAVALORO al HÉROE HUMANITARIO’ haya sido leído, en siete meses -desde fines de junio y hasta el 31 de dicimbre de 2015- por más de 41.000 personas de 93 países del mundo, el blog estrena una nueva portada. A todos, muchas gracias.  GDB / Periodista      https://guillermobalbi.wordpress.com/2015/annual-report/


 

a-02-portada-grupo-publico-favaloro-procer_n

Es de destacar la adhesión del Grupo Público de Facebook ‘FAVALORO PRÓCER’ a esta iniciativa y la labor llevada a cabo por sus administradores quienes reciben notificaciones de ciudadanos de Argentina y del mundo que muestran su apoyo al suscribir al presente proyecto, e incrementan a diario el número de sus integrantes.

Manifiestan así el deseo de que en Argentina se realice una ‘reparación histórica’, con la institución del ‘PREMIO Dr. RENÉ FAVALORO al HÉROE HUMANITARIO’, galardón a ser otorgado, en momoria del recordado cardicirujano, a simples ciudadanos cuyos actos de altruismo enaltecen la solidaridad y hacen del prójimo un destino permanente.                 

Al señor Darío Raminelli, fundador del grupo, a sus administradores señoras Susana Lagnasco, Ana María Grossi, María Cristina Gamarra, y a todos y cada uno de sus integrantes, muchas gracias. GDB / Periodista

Grupo Público de Facebook – Favaloro ‘Prócer’:   https://www.facebook.com/groups/972652859417267/?fref=ts

 


a-141

‘HOMENAJE INTERNACIONAL al Dr RENÉ FAVALORO’

Vaya una merecida felicitación a la señora María Loreto Mantel por su iniciativa y a todos los realizadores -miembros del Grupo Púbico de Facebook: Organización para los Murales de Corazones en “HOMENAJE a FAVALORO” por su destacada labor, en la elaboración e instalación de murales de corazones en mosaico, que rindieran ‘TRIBUTO CIUDADANO’ al recordado y querido cardiocirujano argentino, en 2016, con alrededor de 30.000 corazones, en más de 141 obras hechas en todas las provincias de Argentina, Capital Federal, y Santa Catarina, Brasil, ‪#‎HomenajeFavaloro‬ ‪#‎Julio2016‬

Grupo Público de Facebook – Organización para los Murales de Corazones “Homenaje a Favaloro”:                                                                               https://www.facebook.com/groups/1024369930953276/?fref=ts

Comunidad de Facebook – Los murales del doctor Favaloro:                   https://www.facebook.com/Los-Murales-del-Doctor-Favaloro-1118349938222941/?fref=ts


 

Radio Zónica adhiere al proyecto                                                                                                                    ‘PREMIO Dr FAVALORO al HÉROE HUMANITARIO’  

RADIO ZÓNICA - www.radiozonica.com.ar
RADIO ZÓNICA  www.radiozonica.com.ar

 

   *Gracias a Radio Zónica y a sus directores por la adhesión al presente proyecto y por la colaboración demostrada al ceder los espacios radiales del 21 de junio y de los días 12 y 29 de julio de 2016, para llevar a cabo los programas especiales en ‘Homenaje a Favaloro’, realizados en la emisora.- 

                                                                                                                          GDB / Periodista

Anuncios

Dr. René Favaloro: Biography – *English

Dr. René Favaloro: Biography – English

A project presented to the Congress of the Nation Argentina requests a historical reparation for the recalled heart surgeon and proposes that in its report, is instituted the ‘Dr Favaloro Hero Humanitarian Award’

Favaloro ESCRITORIO ByN -
Dr. RENÉ GERÓNIMO FAVALORO

July 12:                                                                                                                                                      A day like today, but in 1923 was born in the neighborhood El Mondongo, the City of La Plata, Dr. Rene Favaloro Gerónimo. The son of an artist, more than cabinetmaker carpenter and a seamstress was formed in a culture of values. Already in his five years he expressed his desire to be a doctor, as her mother had. He had grown fond of Arthur, a college paternal uncle, unique family until then, who spent a few days on vacation and accompanied on the visits that he performed in his capacity as a doctor. He helped his father in carpentry and learned from Don Davagnino management gouges. Years later listen to Professor Christman said: “To be a good surgeon must be a good carpenter.”

By circumstances attributed to fate, as soon as he finished his training he went to Jacinto Arauz, a small village of La Pampa to practice rural medicine. He thought he could improve there, away from comfort, where winter temperatures ranging between -10 ° and -12 °, and last 1am there was no electricity. their future is earned. He attended a precarious office belonging to the only doctor in the village, to open his own, and made ‘field trips’ to visit their patients. He had gone for a replacement three months, he stayed 12 years.

Later he could install a modest clinic, and began performing surgery with the help of Juan Jose, his brother, and went on to form ‘a bank of living blood’ with the active participation of the villagers they classified by group and factor . He created a health plan, a task which was attended by mothers, midwives, teachers, and aimed to disseminate knowledge to combat diarrhea summer which managed to defeat, and bring the infant mortality rate to 0%.

I knew this was not his final resting place, and believed to be prepared-as it had been told to larger companies. He thought travel to the US to specialize. He left one day in 1962 with an English precarious, a recommendation of Professor Mainetti, and a few savings with his wife and he should survive for learning. Fate ‘Cleveland Clinic’ in Ohio. He went from being a surgeon with hundreds of its credit operations to a ‘luxury camillero “according confessed. He must defend his title, adapt, and with effort, outside of working hours decided to study the medical records of hundreds of patients, in order to find a method that was revolutionary: ‘The bypass graft surgery’. He valued the freedom of the medical center that allowed him to propose a new surgical maneuver that surprised doctors in the world, with which through its development defeated death. His method saved 800,000 people a year worldwide, from May 9, 1967.

Favaloro, the Argentine doctor, ‘the promise of the future’ tripe neighborhood of La Plata, had triumphed. It was carried in newspapers the world for its medical feat and was pleased to represent the country and put to a place of leadership and excellence. He knew that then had to return to Argentina to face, in the last third of his life, his goals: medical care, teaching and research, and so worship their flag. He lived ‘machimbrado’ with their land. He said: “The day that does not have challenges ahead’ll drop the knife.” He faced his greatest challenge: to propose a health program to take our nation to an outstanding, world-leading place.

Besides being the only Argentine doctor contained in the medical history of the United States, it was recognized as a ‘Legend of the Twentieth Century’, ‘one of the five Legends Millennium cardiovascular surgery’, and ‘a world hero who changed part of modern medicine and revolutionized heart medicine ‘as the New York Times considered, in 1992. he received dozens of awards from all countries of the world. Perhaps one of the most outgoing, accorded in 2006, posthumously, by the International Astronomical Union (IAU), by imposing its name to an asteroid, 5077, which was named ‘Favaloro’ as a scientist tribute for his “contribution to humanity ‘.

He served in the former Guemes Sanatorium, while in 1978 with the help of Angel Peco and the Distributor Newspaper and Magazine constructed building ‘basic science research’. Later in 1992 they could open the Institute of Cardiology and Cardiovascular Surgery, Favaloro Foundation – “an institution of the community, for the community, without owners and non-profit” – stressed, and in 1998 its university.

He struggled with bureaucracy. He rejected politicians who received a standing offer appointments. He refused to be health minister, deputy, senator and vice president to the nation. He had done a ‘Hippocratic Oath’ I wanted to honor to its logical conclusion, and prepared a Decalogue of ethical principles that should govern their institution. He wrote many papers on cardiology and cardiovascular surgery, and several books. He managed the realization of a congress of his specialty with attendees from five continents who attended to his call. He tried to show that it could, refusing again and again to the eternal corruption. He resisted. They removed the subsidy allocated by the national government, which had been voted by Congress to ‘serve all’, including the homeless. He went on to pay tribute taxes, without exception. He suffered be ignored by the state and fought alone, without patriotic understand its clear objective, nor the contribution to Argentina performing social medicine, reasons for their efforts and sleepless nights.

Favaloro had become a global milestone, a ‘doctor liberator’ for having trained more than 400 cardiac surgeons, only in Latin America. He said with pride of accomplishment “from Mexico to Ushuaia no place that does not have a specialist trained in our institution.”

In this giant of world medicine, Argentina ignored in one of its worst recent tragedies: the economic crisis of 2000. All concert honors given by the countries of the world were not enough to offset the frustration of having erred in projecting his great work, contribute to a ‘social medicine’ to return to making welfare a central place. He wanted and could do it, but ‘not only’. He came to confess that he felt ‘have become a beggar’. This time, no one read any of the nearly 400 letters sent to get help for your institution, and up ‘dropped the knife’. On July 29, 2000 Favaloro shot himself in the heart in an act containing a final call to Argentina society to take conscience of the place they intended its researchers and scientists. His departure was so emblematic as his life.

Favaloro’s death caused shock. He managed to bring out the clear divorce was among the country’s citizens and their representatives and state authorities. In this climate, and no one could give credit to the news that swept the world, it took days without an official explanation mediate to try to find a justification for homelessness. And how to give … !!! Successes always have political parents. Failures, no. ‘The defeat is an orphan’.

It took 15 years. Favaloro still alive in popular memory. Surveys show that is chosen as one of the most beloved and respected men in Argentina, ‘emblem of honesty’. Some leaders are still silent in a clear sign of respect, shame or guilt, the loss of the most lucid reference that gave medicine the last century, with which the state could count. Favaloro could change part of contemporary medicine. No system. He could not corruption.

Recently, he appeared in the Argentina National Congress a project that promotes a historical reparation, which claims a necessary ‘tribute’. Request the institution of ‘Dr. Rene Favaloro Gerónimo Humanitarian Hero Award’, and proposes that in its report to be delivered to those who make a permanent destination neighbor and ‘solidarity’ flag. Perhaps it is appealing to their most cherished values: ‘patriotism and solidarity’. The people elect their referents.

Perhaps it is one of the best ways to remember. Highlighting the work done figures like John Carr, Margarita Barrientos, Dr. Abel Albino, and many other anonymous weaving the fabric of solidarity, they teach to live in ‘a culture of values’, and promote social commitment.

In Argentina the community spirit is renewed as a guide. Thousands of doctors and scientists in the Republic who struggle for cure, research, teach and save lives, they feel that by honoring the State Favaloro recognition ‘reassigned place’. It is time to regain hope. If you look at our scientists is returned, you can remind sanitaristas eximios as Laureano ‘other’ Maradona, Guillermo Rawson, Ramon Carrillo, Arturo Oñativia, Abel Albino, and Favaloro, among many other doctors.

Popular voices in an act of justice are heard crying out: Favaloro? I PRESENTED’!!! … Repeat: Favaloro? THIS !!! … and keep coming back ¿Favaloro? I PRESENTED !!! and it’s time that representatives’ know how to listen. ” Only in a spirit of recognition and a ‘dignity that honors the repair injustices’ is celebrated deserved … ‘National Day of Social Medicine’ .-

Guillermo Daniel Balbi / Journalist
Buenos Aires, República Argentina

Dr. René Favaloro: Biografia – *Português

Dr. René Favaloro: Biografia  – Português

Um projeto apresentado ao Congresso da Nação Argentina pede uma reparação histórica para o cirurgião cardíaco recordou e propõe que, no seu relatório, é instituído o “Prêmio Dr. Favaloro herói Humanitária” 

Favaloro ESCRITORIO ByN -
Dr. RENÉ GERÓNIMO FAVALORO

 

12 de julho:                                                                                                                                               Um dia como hoje, mas em 1923 nasceu no bairro El Mondongo, a cidade de La Plata, Dr. Rene Favaloro Gerónimo. O filho de um artista, mais de carpinteiro marceneiro e uma costureira foi formada em uma cultura de valores. Já em seus cinco anos, ele expressou seu desejo de ser um médico, como sua mãe tinha. Ele havia se afeiçoado a Arthur, uma faculdade tio paterno, família única até então, que passou alguns dias em férias e acompanhado nas visitas que ele realizou em sua capacidade como um médico. Ele ajudava o pai na carpintaria e aprendi com goivas gestão Don Davagnino. Anos mais tarde ouvir o Professor Christman disse: “Para ser um bom cirurgião deve ser um bom carpinteiro.”

Por circunstâncias atribuídas ao destino, assim que ele terminou seu treinamento, ele foi para Jacinto Arauz, uma pequena aldeia de La Pampa para praticar a medicina rural. Ele pensou que poderia melhorar lá, longe do conforto, onde as temperaturas de inverno que varia entre -10 ° e -12 °, e a última 01:00 não havia eletricidade. seu futuro é ganho. Ele participou de um escritório precária pertencente ao único médico na aldeia, para abrir sua própria, e fez “viagens de campo” para visitar seus pacientes. Ele tinha ido para uma substituição de três meses, ele ficou 12 anos.

Mais tarde, ele poderia instalar uma clínica modesta, e começou a realizar a cirurgia com a ajuda de Juan José, seu irmão, e passou a formar ‘um banco de sangue vivo “com a participação ativa dos moradores que eles classificadas por grupo e fator . Ele criou um plano de saúde, uma tarefa que teve a participação de mães, parteiras, professores, e teve como objetivo disseminar o conhecimento para combater a diarreia de verão, que conseguiu derrotar, e trazer a taxa de mortalidade infantil para 0%.

Eu sabia que este não era o seu lugar de descanso final, e acredita-se estar preparado, como tinha sido dito para empresas maiores. Ele pensou viagens para os EUA para se especializar. Ele deixou um dia, em 1962, com uma precária Inglês, uma recomendação do professor Mainetti, e algumas economias com sua esposa e ele deve sobreviver por aprendizagem. Destino “Cleveland Clinic” em Ohio. Ele deixou de ser um cirurgião com centenas de suas operações de crédito a um “camillero de luxo”, segundo confessou. Ele deve defender seu título, adaptar e, com esforço, fora das horas de trabalho decidiu estudar os registros médicos de centenas de pacientes, a fim de encontrar um método que foi revolucionário: “O bypass cirurgia de enxerto”. Ele valorizava a liberdade do centro médico que lhe permitiu propor uma nova manobra cirúrgica que surpreendeu os médicos no mundo, com o qual através do seu desenvolvimento venceu a morte. Seu método salvos 800.000 pessoas por ano no mundo, a partir de 09 de maio de 1967.

Favaloro, o médico argentino, “a promessa do futuro” vizinhança tripe de La Plata, havia triunfado. Foi realizado em jornais do mundo pela sua proeza médica e teve o prazer de representar o país e colocar em um lugar de liderança e excelência. Ele sabia que, em seguida, teve que voltar à Argentina para enfrentar, no último terço de sua vida, seus objetivos: assistência médica, ensino e pesquisa, e assim adorar a sua bandeira. Ele viveu ‘machimbrado’ com a sua terra. Ele disse: “O dia em que não tenha desafios ahead’ll largar a faca.” Ele enfrentou seu maior desafio: propor um programa de saúde para levar nossa nação para uma excelente, lugar de líder mundial.

Além de ser o único médico argentino contida no histórico médico dos Estados Unidos, foi reconhecido como um “Legend of the Twentieth Century”, “um dos cirurgia cardiovascular cinco Legends Millennium” e “um herói do mundo que mudou parte da medicina moderna e da medicina cardíaca revolucionou ‘como o New York Times considerou, em 1992. ele recebeu dezenas de prêmios de todos os países do mundo. Talvez um dos mais extrovertidos, concedido em 2006, a título póstumo, pela União Astronômica Internacional (IAU), impondo o seu nome a um asteróide, 5077, que foi chamado de ‘Favaloro “como um tributo cientista por sua “contribuição para a humanidade”.

Ele serviu na antiga Guemes Sanatório, enquanto que em 1978, com a ajuda de Angel Peco e do jornal Distribuidor e Revista edifício construído «investigação científica de base». Mais tarde, em 1992, eles poderiam abrir o Instituto de Cardiologia e Cirurgia Cardiovascular, Favaloro Foundation – “uma instituição da comunidade, para a comunidade, sem proprietários e sem fins lucrativos” – salientou, e em 1998 sua universidade.

Ele lutou com a burocracia. Ele rejeitou os políticos que recebeu uma oferta de pé compromissos. Ele se recusou a ser ministro da saúde, deputado, senador e vice-presidente para a nação. Ele tinha feito um “Juramento de Hipócrates” Eu queria honrar a sua conclusão lógica, e preparou um decálogo de princípios éticos que devem reger a sua instituição. Ele escreveu muitos artigos sobre cardiologia e cirurgia cardiovascular, e vários livros. Ele conseguiu a realização de um congresso de sua especialidade com os participantes dos cinco continentes que participaram de seu chamado. Ele tentou mostrar que ele podia, recusando-se uma e outra vez à corrupção eterna. Ele resistiu. Eles removeram o subsídio atribuído pelo governo nacional, que tinha sido votado pelo Congresso para “servir a todos”, incluindo os sem-teto. Ele passou a pagar impostos tributo, sem exceção. Ele sofreu ser ignorados pelo Estado e lutou sozinho, sem patriótico compreender o seu objectivo claro, nem a contribuição para a Argentina realizando medicina social, motivos pelos seus esforços e noites sem dormir.

Favaloro tornou-se um marco global, um “médico libertador” por ter treinado mais de 400 cirurgiões cardíacos, só na América Latina. Ele disse com orgulho de realização “do México para Ushuaia nenhum lugar que não tem um especialista treinado em nossa instituição.”

Neste gigante da medicina mundial, Argentina ignorado em uma de suas piores tragédias recentes: a crise econômica de 2000. Todas as honras concerto dado pelos países do mundo não foram suficientes para compensar a frustração de ter cometido um erro ao projetar seu grande trabalho, contribuir para uma “medicina social ‘para voltar a fazer o bem-estar de um lugar central. Ele queria e poderia fazê-lo, mas “não só”. Ele veio a confessar que se sentia “tornaram-se um mendigo”. Desta vez, ninguém ler qualquer um dos cerca de 400 cartas enviadas para obter ajuda para a sua instituição, e até “cair a faca ‘. Em 29 de julho de 2000 Favaloro deu um tiro no coração, em um ato que contenha uma chamada final para a sociedade Argentina a tomar consciência do lugar que pretendiam seus pesquisadores e cientistas. Sua partida foi tão emblemático como a sua vida.

A morte de Favaloro causou choque. Ele conseguiu trazer o divórcio clara estava entre os cidadãos do país e os seus representantes e as autoridades estaduais. Neste clima, e ninguém poderia dar crédito à notícia de que varreu o mundo, levou dias sem um mediato oficial explicação para tentar encontrar uma justificação para a falta de moradia. E como dar … !!! Sucessos sempre têm pais políticos. Falhas, não. ‘A derrota é órfã “.

Levou 15 anos. Favaloro ainda vivo na memória popular. Pesquisas mostram que é escolhido como um dos homens mais amados e respeitados na Argentina, “emblema da honestidade”. Alguns líderes ainda estão em silêncio em um claro sinal de respeito, vergonha ou culpa, a perda da referência mais lúcido que deu a medicina do século passado, com a qual o Estado poderia contar. Favaloro poderia mudar parte da medicina contemporânea. Nenhum sistema. Ele não podia corrupção.

Recentemente, ele apareceu na Argentina Congresso Nacional um projeto que promove uma reparação histórica, que reivindica um “tributo” necessário. Pedir à instituição de ‘Prêmio Herói Humanitária Dr. Rene Favaloro Gerónimo “, e propõe que no seu relatório a ser entregue àqueles que fazem um vizinho destino permanente e bandeira” solidariedade “. Talvez seja atraente para os seus valores mais apreciados: ‘patriotismo e solidariedade “. O povo elege seus referentes.

Talvez seja uma das melhores maneiras para se lembrar. Destacando as figuras feitas de trabalho como John Carr, Margarita Barrientos, Dr. Abel Albino, e muitos outros tecelagem anônima O tecido de solidariedade, eles ensinam a viver ‘uma cultura de valores “, e promover o compromisso social.

Na Argentina, o espírito de comunidade é renovado como um guia. Milhares de médicos e cientistas na República que lutam pela cura, pesquisa, ensinar e salvar vidas, eles sentem que, honrando o reconhecimento do Estado Favaloro ‘reatribuída lugar “. É hora de recuperar a esperança. Se você olhar para os nossos cientistas é retornado, você pode lembrar sanitaristas Eximios como Laureano “outro” Maradona, Guillermo Rawson, Ramon Carrillo, Arturo Oñativia, Abel Albino, e Favaloro, entre muitos outros médicos.

vozes populares em um ato de justiça são ouvidos gritando: Favaloro? ESTE ‘!!! … Repita: Favaloro? ESTE !!! … e continuar a voltar ¿Favaloro? ESTE !!! e é hora de que os representantes dos saber ouvir. ” Apenas em um espírito de reconhecimento e uma “dignidade que homenageia as injustiças de reparação ‘é comemorado merecido …’ Dia Nacional de Medicina Social ‘.-

Guillermo Daniel Balbi / Jornalista                                                                                                 Buenos Aires, República Argentina

Dr. René Favaloro: Biografía – *Castellano

Dr. René Favaloro: Biografía – Castellano

Un proyecto presentado ante el Honorable Congreso de la Nación Argentina solicita una reparación histórica para el recordado cardiocirujano y propone, que en su memoria, se instituya el ‘Premio Dr Favaloro al Héroe Humanitario’

Favaloro ESCRITORIO ByN -
Dr. René Gerónimo Favaloro

 

12 de julio:                                                                                                                                                         Un día como hoy, pero de 1923 nacía en  el barrio El Mondongo, de la Ciudad de La Plata, el  doctor René Gerónimo Favaloro. Hijo de un artista, más ebanista que carpintero, y una modista se  formó en una cultura de valores. Ya a sus cinco años manifestaba su deseo de ser médico, según lo contaba su madre. Se había encariñado con Arturo, un tío paterno, único universitario de la familia hasta  entonces, con quien pasaba algunos días en vacaciones y acompañaba en las visitas a domicilio que éste  realizaba en su condición de médico. Ayudaba a su padre en la carpintería y aprendía de Don Davagnino  el manejo de las gubias. Años más tarde escucharía al profesor Christman decir: “para ser un buen  cirujano hay que ser un buen carpintero”.

       Por circunstancias que le atribuía al destino, ni  bien terminó su formación profesional se fue a Jacinto Aráuz, un pequeño pueblito de La Pampa a ejercer la medicina rural. Creía poder perfeccionarse allí, alejado del confort, donde en invierno las temperaturas oscilaban entre los -10° y -12°, y pasada la 1 de la madrugada ya no había luz eléctrica. Se granjeó su porvenir. Atendió en un precario consultorio perteneciente al único médico del pueblo, hasta abrir el propio, y hacía ‘salidas al campo’ para visitar a sus pacientes. Había ido por un reemplazo de tres meses, se quedó 12 años.

       Tiempo después pudo instalar una modesta clínica, y comenzó a realizar intervenciones quirúrgicas con la ayuda de Juan José, su hermano, y llegó a conformar ‘un banco de sangre viviente’ con la activa participación de los pobladores a los que clasificaba por grupo y factor. Creó un plan sanitario, tarea en que era asistido por madres, comadronas, maestros, y tenía como meta difundir conocimientos para combatir la diarrea estival a la que logró derrotar, y llevar el índice de mortalidad infantil al 0%.

       Sabía que ese no era su lugar definitivo, y creía estar preparado -tal como se lo habían dicho- para empresas mayores. Pensó en viajar a EEUU a especializarse. Partió un día en 1962 con un precario inglés, una recomendación del profesor Mainetti, y unos pocos ahorros con los que su mujer y él deberían sobrevivir durante el aprendizaje. El destino la ‘Cleveland Clinic’, en Ohio. Pasó de ser un cirujano con cientos de operaciones en su haber a un ‘camillero de lujo’, según confesaba. Debió revalidar su título, adaptarse, y con esfuerzo, por fuera del tiempo laboral decidió estudiar las historias clínicas de cientos de pacientes, para poder hallar un método que fue revolucionario: ‘el bypass aorto- coronario’. Valoraba la libertad del centro asistencial que le permitió proponer una nueva maniobra quirúrgica que sorprendió a médicos del planeta, con la que a través de su desarrollo derrotó a la muerte. Su método salvó a 800 mil personas por año en todo el mundo, desde el 9 de mayo de 1967.

      Favaloro, el médico argentino, ‘la promesa del futuro’ del barrio El Mondongo de La Plata, había triunfado. Fue portada en los diarios del mundo por su hazaña médica y tuvo la satisfacción de representar al país y destinarlo a un lugar de liderazgo y excelencia. Supo que entonces debía volver a Argentina para encarar, en el último tercio de su vida, sus objetivos: medicina asistencial, docencia e investigación, y así rendir culto a su bandera. Vivía ‘machimbrado’ con su tierra. Decía: “El día que no tenga desafíos por delante dejaré caer el bisturí”. Se enfrentó a su mayor reto: proponer un programa sanitario que llevara a nuestra Nación a un lugar destacado, de vanguardia mundial.

      Además de ser el único médico argentino que figura en la historia médica de los Estados Unidos, fue reconocido como una ‘Leyenda del Siglo XX’, ‘una de las cinco Leyendas del Milenio en cirugía cardiovascular’, y ‘un héroe mundial que cambió parte de la medicina moderna y revolucionó la medicina cardíaca’ como lo consideraba The New York Times, en 1992. Recibió decenas de premios de todos los países del mundo. Tal vez uno de los más salientes, el otorgado en 2006, en forma póstuma, por parte de la Unión Astronómica Internacional (UAI), al imponer su nombre a un asteroide, el  5077, que recibió el nombre de ‘Favaloro’ como tributo científico por su ‘aporte a la humanidad’.

       Se desempeñó en el ex Sanatorio Guemes, mientras en 1978 con la ayuda de Ángel Peco y la Sociedad Distribuidora de Diarios, Revistas y Afines construyeron el edificio de ‘Investigación de ciencias básicas’. Más tarde en 1992 pudieron abrir el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación Favaloro, –“una institución de la comunidad, para la comunidad, sin dueños y sin fines de lucro”– recalcaba, y en 1998 su universidad.

       Luchó con la burocracia. Rechazó nombramientos políticos de los que recibía un ofrecimiento permanente. Se negó a ser ministro de salud, diputado, senador y hasta vicepresidente de la Nación. Había realizado un ‘Juramento Hipocrático’ que quería honrar hasta sus últimas consecuencias, y confeccionó un decálogo de principios éticos que debía regir en su institución. Escribió infinidad de trabajos sobre cardiología y cirugía cardiovascular, y varios libros. Logró la realización de un congreso de su especialidad con asistentes de los cinco continentes que concurrían ante su llamado. Trató de demostrar que se podía, negándose una y otra vez a la sempiterna corrupción. Resistió. Le quitaron el subsidio asignado por el Estado nacional, que había sido votado por el Congreso para poder ‘atender a todos’, incluidos los indigentes. Pasó a tributar impuestos, sin excepción. Sufrió ser ignorado por el Estado y luchó en soledad, sin que se entendieran su claro objetivo patriótico, ni el aporte que realizaba a la medicina social argentina, razones de sus esfuerzos y desvelos.

       Favaloro se había convertido en un hito mundial, un ‘libertador médico’ por haber formado a   más de 400 cardiocirujanos, sólo en Latinoamérica. Decía con el orgullo del deber cumplido: “desde México hasta Ushuaia no hay lugar que no tenga un especialista formado en nuestra institución”.

       A ese gigante de la medicina mundial, Argentina lo ignoró en una de sus peores tragedias recientes: la crisis económica del 2000. Todos los honores dados por el concierto de países del mundo no alcanzaban para compensar la desazón de haber errado en la proyección de su gran obra: contribuir a una ‘medicina social’ que volviera a hacer de la asistencia pública un lugar central. Quería y podía hacerlo, pero ‘no sólo’. Llegó a confesar que sentía ‘haberse convertido en un mendigo’. Esta vez,   sin que nadie leyera alguna de las casi 400 cartas que envió al solicitar ayuda para su institución, ya vencido ‘dejó caer el bisturí’. El 29 de julio de 2000 Favaloro se disparó en el corazón, en un acto que contenía un último llamado a la sociedad argentina para que tomara conciencia del lugar al que destina a sus investigadores y científicos. Su partida fue tan emblemática como su vida.

      La muerte de Favaloro generó conmoción. Logró poner en evidencia el claro divorcio que había entre los ciudadanos del país y sus representantes: Estado y autoridades. En ese clima, y sin que nadie pudiera dar crédito a la noticia que recorrió el mundo, transcurrieron días enteros sin que mediara una explicación oficial que intentara encontrar una justificación para el desamparo. Y cómo darla…!!!  Los éxitos tienen siempre padres políticos. Los fracasos, no. ‘La derrota es huérfana’.

      Pasaron 15 años. Favaloro sigue vivo en el recuerdo popular. Las encuestas reflejan que es elegido como uno de los hombres más queridos y respetados de Argentina, ‘emblema de honestidad’. Algunos dirigentes aún callan en una clara señal de respeto, vergüenza o culpa, por la pérdida del referente más lúcido que dio la medicina del último siglo, con el que el Estado pudo contar. Favaloro pudo cambiar parte de la medicina contemporánea. No, el sistema. No pudo con la corrupción.

      Recientemente, se presentó en el Congreso de la Nación Argentina un proyecto que propicia una reparación histórica, que reivindica un necesario ‘homenaje’. Solicita la institución del ‘Premio Dr. René Gerónimo Favaloro al Héroe Humanitario’, y propone que en su memoria sea entregado a aquellos que hagan del prójimo un destino permanente y de la ‘solidaridad’ una bandera. Acaso sea apelar a sus valores más preciados: ‘patriotismo y solidaridad’. Los pueblos eligen a sus referentes.

      Tal vez sea una de las mejores maneras de recordarlo. Destacar la labor que realizan figuras como Juan Carr, Margarita Barrientos, el doctor Abel Albino, y tantos otros anónimos que tejen la trama de la solidaridad, enseñan a vivir en ‘una cultura de valores’, y promueven el compromiso social.

      En Argentina el espíritu comunitario se renueva como una guía. Miles de médicos y científicos en la República que bregan por curar, investigar, enseñar y salvar vidas, sienten que al honrar a Favaloro el Estado con reconocimiento ‘les reasigna su lugar’. Es tiempo de recuperar la esperanza. Si se devuelve la mirada a nuestros hombres de ciencia, se puede recordar a eximios sanitaristas como los doctores Laureano ‘el otro’ Maradona, Guillermo Rawson, Ramón Carrillo, Arturo Oñativia, Abel Albino, y Favaloro, entre tantos otros.

      Se escuchan las voces populares que en un acto de justicia claman: ¿Favaloro? PRESENTE’!!! … repiten: ¿Favaloro? PRESENTE !!!,…y vuelven a repetir ¿Favaloro? PRESENTE !!! y es el turno  de que los representantes ‘sepan escuchar’. Sólo con espíritu de reconocimiento, y una ‘dignidad que  honra al reparar injusticias’ se festeja el merecido… ‘Día Nacional de la Medicina Social’.-

Guillermo Daniel Balbi / Periodista                                                                                         Buenos Aires, República Argentina 

Fundamentos de la solicitud de institución del ‘Premio Dr René FAVALORO al HÉROE HUMANITARIO’

a-02-portada-grupo-publico-favaloro-procer_n

—————————————————————————————————————————-Año 2014

Este texto es copia fiel de la fundamentación presentada ante el diputado nacional, Dr. Federico Pinedo.

El siguiente enlace contiene la dirección web en donde figura el documento firmado y presentado por el diputado Dr. Federico Pinedo ante la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Argentina, para su estudio y posterior aprobación.  http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=5513-D-2014                                                                                                                —————————————————————————————————————————-Año 2017 -Se volvió a presentar-

Característiscas, datos, y fundamentos de la presentación:
PROYECTO DE LEY

Iniciado en: Diputados Expediente Diputados: 0330-D-2017
Publicado en: Trámite Parlamentario N° 3 Fecha: 05/03/2017
INSTITÚYASE EL PREMIO NACIONAL “DOCTOR RENÉ GERÓNIMO FAVALORO AL HÉROE HUMANITARIO”.

Firmantes:
-Schwindt, María Liliana – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

-Ehcosor, María Azucena – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

-Litza, Mónica Edith – Buenos Aires – Federal Unidos Por Una Nueva Argentina

*Giro a comisiones en Diputados:
-Comisión: ACCIÓN SOCIAL y SALUD PÚBLICA /
-Comisión:PRESUPUESTO y HACIENDA

Texto completo de la presentación del proyecto ante las cámaras:  http://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp…

—————————————————————————————————————————-

FUNDAMENTOS:

Dr. René Gerónimo Favaloro: la trayectoria de un gigante                                      De Médico rural a ‘Héroe Humanitario’

Una necesaria reparación histórica

Premios y castigos: esencia de la Democracia 

      En la historia de los países del mundo, los regímenes democráticos de todos los tiempos se han sostenido a partir de la firme convicción mayoritaria de que la‘Democracia’ es el más equilibrado de los sistemas políticos, y el que menos injusticias comete para con el pueblo: el soberano. En su concepción toma valores sociales superiores como ‘Libertad, Fraternidad e Igualdad’. Establece un común y equitativo punto de partida en aspectos básicos y necesarios para el individuo en sociedad, como: Salud, Educación, Justicia, y Seguridad, por los que el Estado debe velar. Son bienes esenciales a la hora de asegurar idénticas oportunidades de desarrollo a los habitantes de una nación.

      Es así que el llamado ‘régimen de premios y castigos’ se inserta en la vida pública y, mientras el Estado regula lo común y sanciona lo ilegal, debe estar atento en ‘estimular y premiar’ las acciones privadas de los hombres que son fruto del individual esfuerzo, pero que por su carácter descollante benefician al conjunto, y enorgullecen a toda una comunidad.

      Los logros excepcionales que suelen tener simples ciudadanos son mirados popularmente con valoración, y más tarde se convierten en un parámetro social: uno más de los ejemplos o ‘modelos dignos de imitar’. Es allí entonces, que frente a un hecho público el ‘Estado’ se debe pronunciar.

      Argentina ha tenido muchas figuras sobresalientes en sus últimas décadas. Abarcaron las más diversas disciplinas. Desde la ciencia y tecnología, pasando por el arte y hasta el deporte, el país ha ocupado destacados lugares internacionales de la mano de alguno de sus hijos. Varios ‘Premios Nobel’ producto de verdaderos pioneros del quehacer científico se alternaron con hazañas de las más variadas ramas deportivas, sin dejar de ocupar lo artístico, como el cine, las letras y otras manifestaciones, su lugar.

      Sin embargo, tanto en el proceder humano como en las acciones de un país se cometen errores, algunos que por su temperamento rozan las grandes injusticias. Es la historia argentina reciente quien nos advierte de una ‘verdad instituida’ en el inconsciente colectivo de sus habitantes, al respecto del trágico final del Dr. René Gerónimo Favaloro, quien se suicidó pegándose un balazo en el corazón al sentirse derrotado por ‘un estado de corrupción’ que ignoraba su esfuerzo y las necesidades de la obra que con orgullo llevaba a cabo.

      Era una eminencia médica, investigador, docente, y sobresaliente cirujano que con la técnica del by-pass aorto coronario revolucionó la medicina contemporánea, y generó un‘hito histórico’: un antes y un después en esa disciplina, que le valió ser reconocido como el ‘padre de la cardiología y cirugía cardiovascular’.

      Fue un gran ‘humanista médico’ admirado mundialmente, y cuya falta de valoración en Argentina, aún sorprende. A su suicidio lo condujeron un gobierno que no pudo “controlar” los desaguisados del P.A.M.I, y un Estado indiferente a los logros científico-médicos, que no reconocía en hechos su lucha, ni a la fundación que presidía, entre otros, el dinero adeudado por la atención de indigentes.

      El suicidio del Dr. Favaloro generó consternación en Argentina y en el mundo, sentimiento que sólo era superado por la incredulidad que se reflejaba en la comunidad médica y científica internacional ‘al no entender la falta de asistencia del Estado Argentino para con su acción de vanguardia’. 

      En las cartas que explicaban los motivos de su decisión final decía sentirse derrotado por un Estado al que la ‘medicina social’ le era ajeno. ‘Confesaba haber llegado a sentirse un mendigo’, al golpear puertas en busca de ayuda, sin respuesta oficial. Había resignado ganar una fortuna fuera del país.

      Refería a sus pacientes como “almas con cuerpos enfermos” -el paciente universal-. Creía en una medicina que mira al hombre sin status, ni raza, ni religión. Aquella que había aprendido a amar en Jacinto Aráuz, un pequeño pueblito de La Pampa, en donde luego de una ardua labor llevó la mortandad infantil al 0% (para sorpresa de las autoridades). Dedicó su labor y su vida al servicio de un ideal. Esperó que su muerte tuviera una verdadera interpretación. Denunciaba la indiferencia de los gobiernos para con su ámbito: “el sistema de salud social”.

      Más allá de todos los valores que tuvo como ser humano y médico (aquella frase que acuñó: “Ciencia y humanismo médico”), tuvo por sobretodo ideales. Renunció al ofrecimiento del pago de dos millones de dólares anuales para quedarse operando en EE.UU. Tenía una meta: Un servicio de alta especialidad en Buenos Aires, que atendiera las necesidades. Sabía que le esperaba una dura labor. Financió incluso de su bolsillo parte de la obra, en sus comienzos. De ahí en más, su hallazgo salvaría a 800.000 personas por año en el mundo, intervenidas con su técnica.

       En el texto de su renuncia hacía mención a ello: *“Como usted sabe, no existe cirugía cardiovascular de calidad en Buenos Aires. Los pacientes se van a diario a San Pablo, o a los Estados Unidos. Algunos tienen suficiente dinero para viajar, pero otros deben realizar tremendos esfuerzos económicos (un paciente tuvo que vender la casa). La mayoría no puede siquiera pensar en venir. Mueren lenta pero inexorablemente sin acceder al tratamiento adecuado”. “Voy a dedicar el último tercio de mi vida a levantar un Departamento de Cirugía Torácica y Cardiovascular en Buenos Aires”, … donde pueda entrenar a cirujanos para el futuro”. 

         “Créame, yo seré el hombre más feliz del mundo si puedo ver en los años por venir una nueva generación de argentinos que trabajen en distintos centros del país resolviendo los problemas a nivel comunitario y dotados de conocimientos médicos de excelencia”.

         “Yo sé de todas las dificultades que afrontaré porque ejercí la profesión anteriormente en la Argentina. … Yo sé que estoy emprendiendo un camino dificultoso. Si no aceptara liderar ese Dpto. en Buenos Aires, viviría el resto de mi vida pensando que soy un buen h. de p.; Mi conciencia me diría constantemente: Elegiste el camino fácil”. 

       Tenía dos sueños. Uno, lograr abrir un servicio de vanguardia que atendiera las necesidades de su especialidad en Argentina. Otro, capacitar a médicos de toda América Latina. Cumplió ambos. Logró conformar la Fundación Favaloro, lugar al que a diario asisten pacientes de todo el mundo para intervenciones complejas: transplantes, y by pass, entre otras. Poco después, inauguró la Universidad Favaloro que capacitó, desde su apertura, a cientos de médicos que ocupan hoy los lugares más destacados en su especialidad. Decía, con la alegría del deber cumplido: ‘Desde México hasta Ushuaia no hay país que no tenga graduados de nuestra fundación’. Los pacientes ya no debían mirar a EE.UU. como única respuesta posible a sus intervenciones. Favaloro se convirtió en un ‘Libertador médico’, galardón que sólo su humildad lograba disimular.

       Supo reunir en su fundación la atípica combinación de ‘excelencia científica’ y ‘humanismo médico’. Creó en su obra el ‘decálogo del buen médico que respetó y obligaba a cumplir’. Era en esencia el símbolo de la ‘medicina social’, rasgo característico de un país que tradicionalmente hizo gala del ‘Hospital público’ como institución, y que el poder de turno distraído, llegó a olvidar.

       La gran mayoría de la ciudadanía lamentó y hasta lloró esta profunda pérdida porque Favaloro era un emblema: ‘representaba a la cardiología y cirugía cardiovascular universal con brillantez’, lo caracterizaba el ‘humanismo médico’, y se destacaban tanto ‘su ética, como su patriotismo y compromiso solidario’.

       La inequívoca sabiduría popular suele decir ‘lo dejaron solo’, sin reparar que además de haber sido considerado una eminencia médica por el concierto de naciones del mundo,intentaba desde su obra asistir a pobres y ricos, tuvieran o no obra social. Era el médico de todos. También el de los indigentes, cosa que el Estado le impidió negándole los recursos para hacerlo. Temía que se pusiera una faja de clausura en la puerta misma de la institución, que con el esfuerzo de años de despertar conciencias para su gesta, y sacrificios, había logrado construir. El  gobierno de aquel momento estaba ausente, y al no asistir al Dr. Favaloro y la fundación que presidía le indicó, por acción u omisión, que ‘el sentido de su esfuerzo llegaba hasta el fin’.

       Su muerte fue emblemática. Su suicidio era una denuncia en sí misma que ponía en evidencia que el mensaje del Estado sentenciaba a toda la comunidad científica local y los confinaba a la apátrida inexistencia, y no daba cuentas de concientización de la labor que cumplen nuestros científicos, a quienes se debe reconocer con‘valoración’, y con ‘partidas presupuestarias’ que posibiliten el desarrollo de la investigación.

       A juzgar por la voz popular, el país está en deuda con Favaloro y debiera realizar un acto de ‘reparación histórica’. Fue nombrado “Maestro de la Medicina” en 1986 y, post-mortem “Médico del año”, a diferencia de otros países en que se lo proponía como Premio Nobel de la Medicina. En Tailandia, Su Majestad el Rey lo condecoró con el “Premio Príncipe Maihdol”, y en Israel (1980) la Universidad de Tel Aviv creó en su homenaje una cátedra que lleva su nombre, por mencionar algunos ejemplos.

       Este gigante de la medicina mundial, fue premiado en todo el mundo, y en Argentina recibió varias distinciones de sus pares, además de haber sido declarado Ciudadano Ilustre en La Plata, -su ciudad natal- y en la Ciudad de Buenos Aires, pero no tuvo el reconocimiento que su vida, trayectoria y obra merecían.

       Es el turno de una democracia consolidada quien advierte la necesidad que tiene la ciudadanía de afirmar los pasos de sus hijos de ciencia, y de que el Estado cumpla con sus funciones al otorgar los premios merecidos para quienes se destacan en cada disciplina. Más aún, cuando con ello se genera un mensaje que refleja ‘una política de Estado’, que da reconocimiento, respaldo, y contención a quienes investigan, curan y enseñan, que corrige la ausencia de rumbo de otros tiempos. Al buen accionar que se lleva a cabo hoy desde el gobierno nacional a través del Conicet se le debe sumar la memoria y su mirada histórica pendiente, ya que con eso ‘se pronunciará una nueva y definitiva identidad’ que marque el aliento a nuestra Argentina, la de ciencia.

       La ‘reflexión introspectiva’ expresa una de las mejores condiciones humanas, tanto como la ‘reparación histórica’ un sello distintivo en la dirigencia de un país, que consciente de una arbitrariedad ocurrida, ‘debe enmendarla’ con actos pertinentes, merecidos, y siempre ‘bienvenidos’. Son esos pequeños grandes gestos, que dan cuenta de la procura de equidad, ennoblecen y devuelven a la grandeza.

       La figura del Dr. René Favaloro merece esa revisión, y es el ‘Estado’ que conformamos todos quien se debe pronunciar para que sus autoridades atentas, la lleven a cabo. Debemos conservar las fórmulas de lo bien realizado, y ‘admitir con dignidad, autocrítica, y capacidad de corrección los errores cometidos’.

       René Favaloro fue un hito a través del cual se lucían muchos gobernantes de turno. Un ciudadano que con su sola buena imagen generaba réditos políticos para quien se le acercase. Así se le ofrecieron una y otra vez distintos cargos públicos que rechazó siempre. Era médico y sentía que era desde su lugar como mejor podía ayudar al país. Así lo hizo. Con principios. Con patriotismo. Vivió fiel a sus convicciones patrióticas, respetando la letra del Himno Nacional que dice: ‘O juremos con gloria morir’. Así murió.

       Un país se construye con aciertos y errores, algunos garrafales. Sea la memoria entonces, la que nos lleve a enmendar nuestros yerros y construir una patria con grandeza. Esa que debemos tener para admitir equivocaciones. Aquella que nos enaltece al reparar grandes injusticias. La que nos devuelva al proceder justo.

       Que sea este tiempo el más indicado para premiar a nuestros científicos y médicos, abrirles camino con un claro mensaje, y al hacerlo reivindicar al Dr. Favaloro, considerado por el mundo ‘una leyenda del siglo XX’,y un ‘Héroe de la Humanidad’, como era llamado por un prestigioso diario de Estados Unidos en 1992. Un verdadero patriota que Argentina no supo, o no pudo ver a tiempo.

       Quizás, el mejor halago que escuchó el Dr. Favaloro en EEUU fue: “La Cleveland Clinic debiera llamarse la Favaloro Clinic”, palabras que con valoración pronunciaba una de las máximas autoridades de esa institución, al reconocer el liderazgo, profesionalismo, y aporte científico universal del gran médico argentino.

       Es tiempo de que se escuchen las voces de todo un pueblo que recuerda con memoria, y que al igual que en todo el mundo se reconozca el patriotismo de este ilustre argentino. Resaltar su vocación de servicio,y  su grandeza, y al justipreciar ‘su enorme estatura patriótica’ sentir como pueblo merecer la nuestra. Favaloro aún hoy ‘duele’,tanto como las grandes injusticias. Fue un cultor de la solidaridad, del esfuerzo, de la lucha por los ideales que superan dificultades y progresan con hechos, derribando a menudo intereses mezquinos, y grandes vanidades personalistas llenas de mediocridad, y vacías de bandera. Fue un ciudadano ejemplar que respetó desde el ‘Juramento Hipocrático’ hasta ‘su compromiso con la patria’, resignando el beneficio personal. Fue ese ‘modelo de deber’ que siempre se alienta a seguir y es infrecuente encontrar: ‘el que rompe el conjuro de la utopía, y la convierte en realidad’.

       Argentina debe ‘con dignidad’ aprender a capitalizar sus errores del pasado. Hay pérdidas humanas irreparables que sólo nos dejan una única enseñanza: “desconocer nuestra historia es repetirla”. Todos hacemos Argentina. También por lo científico debemos velar como un pueblo con memoria, que aprende de sus errores y pérdidas. Favaloro ya no estará más, pero aprendamos a cuidar a quienes con esa vocación lo sucedan. No hacerlo nos cuestionaría nuestra idiosincrasia. Nos devolvería a una lección que pareciera todavía no hemos aprendido, y estaríamos como pueblo aún, sin poder elaborar.Ya una vez, la historia cuenta que dimos la espalda. Corrijamos nuestros pasos y abramos los brazos para todos los ‘Favaloro por venir’. Hacer realidad el aliento a la investigación y docencia es el mejor tributo a rendirle. Es proyectarlo en sus discípulos. Es hablarles a quienes siguen sus pasos, con una misma identidad.

       Ante el pasado, la voz popular recuerda orgullosa el ‘Corazón universal del Dr. René Favaloro’,clama al unísono con el concierto de naciones del mundo, y lo reconoce como a:Un Héroe Humanitario’.

       En esta Argentina joven, de aprendizajes permanentes, que debe indefectiblemente reafirmar su esquema de valores, Favaloro fue un ejemplo: la expresión más visible de un‘patriota médico’ y un gran humanista.

       Los principios rectores de un país que también aspira con grandeza a desarrollar su ciencia pujan por manifestarse. Es la voz de la historia quien se pronuncia orgullosa con su sentencia: Gracias y “Perdón,  Dr. Favaloro, y grita en forma sabia revocando una vieja sordera:…Ya ‘Nunca Más’ indiferentes a los PATRIOTAS de NUESTRA CIENCIA”!

       Atento a esa filosofía, el Honorable Congreso de la Nación Argentina sancionó el 23 de mayo y promulgó el 14 de junio de 2002, por Ley 25.598, al 12 de julio como el ‘Día Nacional de la Medicina Social’ en conmemoración al natalicio del Dr. René Gerónimo Favaloro. Si bien es cierto que se lo recordó tangencialmente, no se hizo expresa mención a su labor, transcendencia que podría tener para nuestra ciudadanía la institución de losPremios Dr. René Gerónimo Favaloro al Heroísmo Humanitario’, y que este galardón sea entregado a simples ciudadanos cuyas acciones se destaquen por su vocación comunitaria, refleja en actos de ‘solidaridad y altruismo’. Bastaría citar varios ejemplos. Acaso uno de los más próximos y difundidos sea la labor que lleva adelante el Dr. Abel Albino con la ‘Fundación Conin’ -Cooperadoras de Nutrición Infantil, o Margarita Barrientos con el ‘Comedor Los Piletones’ que hacen de la necesidad del prójimo un destino permanente y del ‘compromiso social y solidaridad’: ‘una bandera’.

       La comunidad científica internacional distinguió al ‘padre de la cardiología’ de variadas maneras. Tan sobresaliente fue su obra que incluso le fue otorgado en 2006 por parte de la Unión Astronómica Internacional (UAI), -órgano que define los nombres de planetas y otros objetos celestes, y estándares en astronomía- su nombre a un asteroide, el 5077. El planeta menor descubierto en la estación astronómica Dr. Carlos U. Cesco de la Universidad Nacional de San Juan, el 17 de junio de 1974, recibió así, más de 30 años después, el nombre de ‘Favaloro’ como tributo científico por su ‘aporte a la humanidad’.

       Los médicos argentinos que trabajan en organizaciones internacionales como ‘Cruz Roja Argentina’ o ‘Médicos Sin Fronteras’, con solidaridad mundial, acuden ante desastres naturales, y entregados abnegadamente a su labor permanecen al lado del paciente, a veces a la intemperie, en fiel cumplimiento del ‘Juramento Hipocrático’. Ahí, en el terreno más adverso, donde surgen las horas más duras de entrega por ‘el prójimo’ y las fuerzas flaquean, es cuando buscan en la estrella del Dr. René Gerónimo Favaloro una guía, la de un verdadero patriota médico argentino, que desde todos los cielos reafirma el humanitarismo ante al ‘paciente universal’, y Argentina frente al mundo, a través de sus ‘embajadores médicos’ vuelve a destellar.

       Suele escucharse un viejo refrán que dice: “Nadie es profeta en su tierra”. Además del concierto de buena parte de naciones del mundo, el cielo también valoró la obra del Dr. Favaloro y se pronunció. La astronomía da cuentas de que a juzgar por el  Satélite Favaloro: el universo lo distinguió’. Con la luz de su estrella, Favaloro y su humanismo llevaron a nuestra Bandera Argentina al firmamento y desde todos los cielos del mundo……. nos enorgullece verla brillar!!!.-

Guillermo Daniel Balbi  / Periodista

 

Fuentes:                                                                                                                                           ‘Recuerdos de un médico rural’ / René Gerónimo Favaloro                                             ‘De La Pampa a los Estados Unidos’ / René Gerónimo Favaloro                                   ‘Diario La Nación’

Entrevista a Carlos Penelas: “Favaloro pudo cambiar la cardiología del mundo, pero no la sociedad de su tiempo”

                                   FAVALORO , y los ‘MOLINOS de VIENTO’

Entrevista a Carlos Penelas:

“Pudo cambiar la cardiología del mundo, pero no la sociedad de su tiempo”

Penelas pp - 2 -
Carlos Penelas / Foto: Emiliano Penelas    

          En una plomiza tarde invernal que parece sumarse  a la evocación, la memoria repara en una de las fechas más tristes del calendario histórico reciente de los argentinos: miércoles   29 de julio,  se cumplen 15 años del suicidio del emblemático René Favaloro.                                         Carlos Penelas, poeta y escritor, fue amigo del recordado cardiocirujano, y jefe de prensa de su Fundación. Escribió ‘Diario interior de René Favaloro’, editado en 2003 por Sudamericana.                                                                                                                                                   Corría el año 1978 cuando publicó ‘Conversaciones con Luis Franco’, y semanas más tarde vio por televisión a alguien, aún desconocido, recomendar su lectura, en especial a los jóvenes. Era un cirujano, ‘un tal Favaloro’. Con la alegría de haber sido ponderado por su labor fue al Sanatorio Guemes, con la finalidad de hacerle llegar su libro -dedicatoria incluida- a quien lo elogiara. Fue recibido por una secretaria, quien meses después lo llamó para hacerle saber que era invitado por el médico a que tuvieran una charla. Concurrió con gusto. Fue la primea. Aún no sabía que sería su colaborador y que los uniría una relación personal de veintidós años.                                                                                                                                                   Cuatro años de sincera y profunda amistad e infinidad de horas compartidas, en las que descubrirían semejanzas de espíritu y común admiración por la letra y autores, decidieron que fuera convocado a sumarse  al proyecto de la Fundación. “Creo que me semblanteaba, durante nuestras charlas” -admite-

p: ¿Cómo fue ese primer encuentro?                                                                                                       CP: La primera entrevista fue amigable. Hablamos de cuestiones sociales, familiares, históricas, de literatura. Luego, siempre nos llamábamos para tener un encuentro y le proponía presentarlo a varios escritores, Luis Franco, Juan José Sebreli, Carlos Alberto Brocato, ente otros. Así fue conociendo a algunos de ellos.

p: ¿Por qué aceptó trabajar con él? ¿Qué lo decidió?                                                                       CP: Un día quiso saber mi opinión al respecto del proyecto, de su obra, que aún funcionaba dentro del ex Guemes, pero ya tenía el primer edificio de ‘Investigaciones básicas’ sobre la calle Solís. Me pidió que fuera a verlo. Era un lugar casi vacío. Allí había sólo algunos investigadores, y muy poco personal administrativo. Un médico atendía las ‘Relaciones Públicas’. Le hice ver que sería un área muy necesaria, y profesional. Yo ocupaba ese cargo en una empresa alemana, muy importante en Latinoamérica, con sede en Buenos Aires. Le ofrecí ayudarlo a conformar ese departamento, junto con el de ‘Prensa’. Tiempo después, fui llamado para empezar. Debí renunciar a mi ocupación. Como no había una oficina para que desarrollara mi tarea, Favaloro me dio la llave de su despacho y me dijo que lo utilizara.

p: En la antesala de la oficina del doctor Favaloro había una frase que decía: “He vivido siempre entre la agonía y el deber”. Ya en su despacho, una placa de bronce, en medio de otras tantas, firmada por el prestigioso doctor Dwight Harken, pionero en cirugía cardiovascular en la que se podía leer: “El amor y patriotismo a su tierra hizo que Norteamérica perdiera a uno de los mejores cirujanos del mundo”. ¿Quién era Favaloro? ¿Un idealista,  un soñador, o un patriota sin límites que no fue entendido por su tiempo?                                                              CP: Creo que era todo eso junto. Recuerdo que cuando editamos una revista especial sobre el Instituto de Cardiología me dijo: “Deseo en la tapa, como ilustración, al Quijote”. La idea fue de él, mucha gente la creía  mía. Tenía un perfil de soñador, de idealista, de hecho lo era. En algunos intercambios que teníamos yo le decía: “Doctor, usted parece el poeta y yo el médico”. Era más pragmático que él.

p: ¿Habrá sido usted su contrapunto dialéctico?                                                                                CP: Yo sabía que lo conversado entre nosotros era único. No lo hablaba con nadie. Así, llegábamos también a las discusiones. Nos enojábamos los dos, y a veces nos duraba una semana. Una vez, pasado un mal momento me llamó y me dijo: “Carlos, basta, debemos trabajar” -sonríe, evoca- Tenía un fuerte sentido de Patria como yo no tengo, por provenir de una familia gallega, republicana. Un ejemplo: Cuando se inauguró el Instituto me pidió que reserváramos el espacio de una pared para que, como lo hacían en la Cleveland Clinic de EE.UU, las familias que hicieran donaciones colocaran una placa con su apellido. Jamás se hizo. Otra anécdota; Se hacían almuerzos en los que participábamos y yo le decía: “Doctor:  de acá no va a salir un peso en donaciones. Vienen para conocerlo y decir que almorzaron con usted”. Se enojaba.

p: ¿Cuál era el objetivo final de Favaloro? ¿Proponer un programa sanitario, dar una lección moral, o ambos?                                                                                                                       CP: Siempre entendí que los proyectos de la Fundación eran dos. Crear el instituto más importante de Argentina y Latinoamérica, y que otras instituciones lo tomaran como modelo de ejemplo ético. Favaloro se había formado en La Plata con docentes que tenían una fuerte concepción de ‘República’, con sólido contenido social. Rendían culto a la ética. Siempre estuvimos muy de acuerdo en cuestiones éticas.

p: ¿Él valoraba en usted, su ética?                                                                                                           CP: Sabía que yo venía del anarquismo. Mi padre nos dijo al morir: “Les dejo una biblioteca y una conducta”. Conservo ambas cosas. Tal vez valoraba el hecho de que nunca me interesó tener nada material. Nunca tuve auto. Si él me decía: “Tenés un buen cargo”, yo le respondía, “Sí, pero quizás mañana lave copas en el bar de la esquina”. Yo no me confundía con el cargo. Y eso que tenía el Legajo Nª 22, de la institución.

p: ¿Qué impidió continuar el proyecto? ¿Fue la lucha con el poder establecido?                 CP: Creo que fueron varias cosas. Un día le dije: “Se equivocó al volver, doctor”. Lo admitió al final, 20 días antes del desenlace. Se arrepentía de no haber reunido dinero y hacer algo privado, para no tener que depender. Una idea imposible, también. Creo que él quería formar una ‘Cleveland Clinic’ en Argentina, con la diferencia de que allá reciben U$ 100 millones por año, en subsidios. Acá era algo impensable. Además, le hacía ver que el personal de la institución tenía una idiosincrasia nuestra, argentina. Un ejemplo: Me indicó que hiciera leer a todos los aspirantes los diez principios que redactó. Sólo quienes firmaran su conformidad estarían en línea y podrían llenar la planilla. Y yo le respondía: “Doctor: no se olvide de la plusvalía”, con lo que le indicaba que la necesidad tiene cara de hereje.

p: ¿Cómo era considerado Favaloro en el murmullo social?                                                           CP: La gente del pueblo lo adoraba. Recuerdo varias anécdotas de cuando caminábamos juntos por la calle. Se percibía el fuerte fervor que despertaba. Pero en parte del ambiente médico era muy resistido. En ese ámbito en algunas oportunidades era aplaudido, pero se observaba más cortesía que compromiso y consentimiento.

p: El profesor Mainetti, formador de Favaloro, definió a su discípulo con una frase que aún hoy perdura: “Favaloro fue un hombre público envidiado por los poderosos, alabado por los humildes, que no pudo ser capitalizado por la política”. ¿Comparte usted esa definición?                                                                                         CP: A varios políticos, muchos empresarios, y algunos periodistas les costaba entender a Favaloro. La gran mayoría de ellos querían tener una foto con el doctor. Yo nunca tuve una de él en mi despacho.

p: ¿Cuál era la utopía más importante de Don René?                                                                       CP: La docencia y el ejemplo, la educación. Lo preocupaba la estupidez cotidiana. Cuando se decidió a escribir ‘Don Pedro y la educación’,  juntos cotejábamos libros y programas de estudio. Se alarmaba por la decadencia. Yo le decía: “Cambió el mundo. La mente del joven es otra”. En la Fundación sólo dos personas no tenían celular: él y yo. A pesar de eso, armé cuatro congresos internacionales. Otro dato: hicimos un programa con verdaderos referentes culturales. Pudimos editar dos o tres libros, nada más. Uno sobre el aspecto literario junto con la medicina. Cada uno de los convocados explicaba cómo veía el mundo actual a través de la literatura, el arte, la ciencia. No se vendían ejemplares. Había que aceptarlo, el sistema es así. Es obvio que debiera cambiar, pero no lo puede hacer sólo un hombre. Siempre dije que él “Pudo cambiar la cardiología del mundo, pero no la sociedad de su tiempo”. Es una crisis moral, en la que hay un mucho de hipocresía y corrupción.

p: Usted sostiene en ‘Diario interior…’, que ‘La vida del doctor Favaloro no es una vida, es más, un destino’. ¿Su vida con él, también lo fue?                                                 CP: Sin duda, ‘a mí me cambió la vida’. Veintidós años juntos no es poco.

p: Una frase de Goethe que usted citó: “Dos viajeros que parten de puntos alejados, se encaminan a igual destino y se encuentran a media jornada, suelen acompañarse mejor que si hubieran comenzado juntos el viaje”. ¿Favaloro era uno de ellos y usted el otro?                                                                                           CP: Lo interesante era ser complementarios. Teníamos en parte, mundos distintos. Yo viajaba en colectivo. Procedíamos de formaciones distintas, con otro estudio, otro tiempo, otra edad. Le trataba de transmitir lo que veía en mis hijos, como un fiel registro de las nuevas generaciones.

p: Usted sostuvo que Favaloro era un arquetipo difícil de reemplazar. ¿Qué piensa sobre el Dr. Albino?                                                                                                                                         CP: Es uno de mis grandes referentes. Le cuento: hice todas las gestiones ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para que se impusiera el nombre del doctor Esteban Laureano Maradona a una plaza que está sobre la avenida Córdoba al 5000. Se hizo, pero aún falta la placa, se olvidaron de ella. El país es así. Cuando dije que era un arquetipo difícil de reemplazar es porque: ¿Cuántos años, décadas cuesta que aparezca un Borges, un Lugones, un Castagnino, un Fangio, un Favaloro? En relación al doctor Albino, es un hombre ejemplar. Mi señora suele decir: “Es otro Favaloro”. Es admirable. Creo que es un soñador con los pies más sobre la tierra, con más visión. Todo creador es un soñador, pero el más práctico cierra el ciclo.

p: Resulta fácil parangonar a Albino con Favaloro porque tienen un mismo enfoque: medicina social, cuidar la salud de las criaturas, y la mirada sobre Latinoamérica, ¿verdad?                                                                                                                             CP: Ambos tienen mucho en común, como lo tenía también el doctor Maradona, en otros aspectos. Al escuchar a Albino se desprende su calidad humana.

p: Don René decía: “En el filo de la muerte no recordaremos nada material. Lo único que cuenta al final es la mujer amada, al amigo, la naturaleza…” ¿Usted era ese amigo? ¿Hablaba de usted?                                                                                                         CP: No sé. No podría decirlo.

p: ¿Al citar esa misma frase, usted podría decir que ese amigo era él?                                     CP: ‘Yo lo voy a recordar toda la vida’. Yo no tengo fechas, pero lo recuerdo indefectiblemente el 29. Será así  porque estuve en su casa cuando me avisaron de su suicidio, y a las 20 horas tuve que dar una conferencia e informar a todos los medios del mundo. Es un día imborrable en mi vida. Me llamaban de varios países. Dos meses después hice pública la renuncia a mi cargo en la institución. Sin él no deseaba continuar.

p: ¿Cuál fue el mejor proyecto que logró armar desde su función?                                             CP: Yo participé de todo el proyecto de la Fundación. Le voy a dar un ejemplo. En los países de Europa hay un Coordinador de trasplantes de pacientes. Acá éramos los únicos en la tarea. Fueron exitosos los resultados. Pero el mejor desarrollo fue una transmisión para la televisión alemana de cinco intervenciones en serie, realizadas por distintos cirujanos del Staff de la Fundación. Luego de terminada la primera, quince minutos después empezaba la siguiente y así sucesivamente. Arrojó un resultado de tres millones de televisores encendidos en la madrugada europea. La repercusión fue increíble. Nunca hubo otra experiencia similar en todo el mundo.

p: Se percibe que René tenía al ‘deber  y  humanismo’, como rasgos salientes. ¿Usted también los tenía?                                                                                                                           CP: Favaloro tenía un proyecto de medicina para todo el país que a mí me enloquecía. Me parecía brillante, único. Ya los últimos años no se podía pensar en eso. Después del ’97 se pudieron hacer muy pocas cosas.

p: Favaloro, idealista o muy inteligente dejó una marca histórica, un mensaje, un legado, como los grandes revolucionarios de la historia. Su suicidio fue emblemático. Una denuncia. ¿Fue exitoso por lograr conformar su obra? ¿Fracasó por no poder continuar? ¿En el balance, qué parte pesa más?                                                     CP: Tuvo éxito en la cardiología mundial. Hubo un antes y un después de él. Si se contemplan los proyectos que quedaron en el camino, le faltaba concretar sus sueños. Un dato alcanza. Favaloro intentó volver tres veces al país y no tenía inserción. Era negado. Además creía que parte del pago de impuestos de las grandes empresas podía destinarse a la salud y a su obra, como era el régimen de EE.UU. Acá resultaba imposible. En nuestra cultura se puede financiar a un futbolista, no un proyecto de salud. Se equivocó. No reparó en la idiosincrasia.

p: En su libro hay una cita de Sigmund Freud: ‘La sociedad reposa sobre un crimen cometido en común’. ¿Qué o quién mató a Favaloro? ¿La envidia de parte del mundo médico? ¿La corrupción de un sector del sistema? ¿La indiferencia de un Estado ausente? ¿Un gobierno en crisis? ¿Sus detractores? ¿Todos juntos?                    CP: Todo eso junto. Y tal vez, también, un proyecto desmedido de él. No entendió el país. Él llevaba programas sanitarios a varios presidentes y siempre quedaban archivados.

p: ¿Qué es lo que más extraña de él?                                                                                                       CP: Me cambió la vida. Yo le llevaba los boletines de mis chicos. Tengo fotos con él y mis hijos. Libros regalados por él. Uno que retiró de su biblioteca y me dedicó. Es ‘La creación del mundo moral’, de Agustín García. Tanto en común. Luchábamos por las utopías.

p: Usted cuenta que Favaloro se refugiaba en la naturaleza. ¿Dónde lo hace usted? ¿En la letra?                                                                                                                                                       CP: Si, claro. Él también lo hacía en las lecturas, en nuestras charlas.

p: Resulta fácil deducir que a través de vuestras charlas, él podía reconciliar el espíritu. ¿Era así?                                                                                                                                             CP: Hablábamos de revolución, de socialismo, de lo social,  de la dignidad del hombre, de la República, de nuestros mayores, de fútbol, de mujeres. Recordábamos a Carrillo, a Oñativia, a Maradona, a Mazza. Recorríamos  las desventuras de varios de los vanguardistas. Sus utopías.

                   Ante sus respuestas, se puede inferir que esos diálogos los llevaban a intentar una existencia posible entre lo inalcanzable y lo mundano, lo sagrado de encomiables objetivos convivían con realidades profanas, mezquinas. Capaz de una mirada profunda sobre lo incompleto de los ambientes prosaicos, Penelas observaba el mundo de intereses que se suele resistir a las grandes metas del espíritu. Era interlocutor del ‘Quijote’, su intérprete, su exégeta. Asistir a René a dializar las impurezas propias de un economicismo que se abre paso a codazos, con el que se topaba, era entender su meta: evangelizar en pos de una medicina social. Las catarsis, las charlas reconciliaban el espíritu y devolvían el sentido a luchar contra la adversidad. Su colaboración sólo se medía en compromiso, en fidelidad.

p: ¿Qué es lo más difícil de aceptar, su muerte o su paso a la inmortalidad?                         CP: Ambas van de la mano. Hay un proyecto de país que soñó que no existe. Dejó obras inconclusas. En el último tiempo le decía: “El proyecto se está terminando”. Prefería hablarle con crudeza y no engañarlo.

p: ¿No le resultaba difícil luchar con el ‘Quijote’?                                                                               CP: Claro que era difícil. A veces golpeaba la mesa. Se enfurecía.

p: Favaloro cerró una conferencia sobre Artigas, en Uruguay, con una letra de Zitarrosa: Quisiera decir que tengo alegría en lo que doy, pero con mi canto voy más triste de lo que vengo’. ¿Qué piensa de eso?                                                                 CP: Escuchábamos juntos a Zitarrosa, nos gustaba a ambos. Lo admirábamos. Extraño nuestras charlas, como las que tuve con Borges, Sábato, Luis Franco, Ricardo Molinari. Cada vez converso con menos gente.

p: Usted fue muy valiente al admitir en su libro que soñaba frecuentemente con su padre y con Favaloro. ¿Lo sigue soñando?                                                                                           CP: Sí. Sobre todo, en estos días. Para estas fechas más aún.

                    Responde a la última pregunta lentamente, con contadas palabras y una mirada casi ausente. Quizás, atravesado por el recuerdo de una época maravillosa. El brillo de sus ojos lo revela. Llena la descripción de Machado en Cantares: ‘…caminante no hay camino, se hace camino al andar… golpe a golpe, verso a verso’. Un conjuro mágico permitió escuchar las confesiones del hombre, del amigo. Aquel tiempo en que el escritor eximió a la pluma,… ‘el poeta era sólo un peregrino’.                                                                                                                                                                      Recorre en silencio el laberinto de una intimidad que siempre conservará. La entrevista concede un clima de evocación que devuelve con un relato sensible, único. Refleja pasajes intimistas de un hombre de los más respetados y queridos de Argentina y del mundo, ‘emblema de humanismo y honestidad’. Acaso, el ‘Quijote’.                                                                                                                             Cae la tarde. En su transcurso, permitió contar una historia de amistad entre un médico rural y un escritor.                                                                                                                      Ya próximo al descanso, acostumbrado al ambiente de hadas y druidas, sabe que es probable que lo vuelva a soñar. Tal vez, luego de una charla sobre poesía y literatura, en la que también comulguen espíritu, ideales, luchas, utopías, y compartan alegrías y desahogos, René Favaloro le repita: “Carlos, vamos, tenemos que trabajar”, y Penelas no dude en aceptar.                                                                                                   Al despertar, sonreirá por la ensoñación. Pluma en mano, volverá el poeta a sublimar, con ‘las mismas letras que un día dieron refugio al gigante y fuerzas para luchar’.–       

 

Guillermo Daniel Balbi / Periodista

* Nota de autor: Agradezco al señor Carlos Penelas la gentileza de haber aceptado esta entrevista y la cordialidad y generosidad expuestas en la colaboración de su desarrollo. GDB-

Entrevista al Dr Mariano Favaloro: “El proyecto de René era como el paraíso prometido”

29 de julio: se conmemoran quince años de la muerte del doctor René Favaloro

Entrevista al Dr Mariano Favaloro

MARIANO FAVALORO - BIS - DSC05425
Dr. Mariano Favaloro

      Un viejo y gigantesco ombú enclavado en Plaza Lórea dibuja sombras sobre el pavimento que invitan a la imaginación a descubrir figuras. Algunos rayos de sol alcanzan los ventanales de la confitería que está en la esquina. Pasado el mediodía, con sólo pocos clientes que extendieron la sobremesa, el salón logra recuperar tranquilidad y el escaso murmullo   permite escuchar música de fondo, que da calidez a la entrevista.

     Entra, se acerca a la mesa. Mariano Favaloro es alto, con cierto parecido físico a René, similar peinado hacia atrás pero de cabellera y bigote blancos, y también se diferencia en el uso permanente de lentes. Con mirada frontal y sonrisa franca saluda, pide un americano, y con la vista recorre el lugar, brevemente, al tiempo que se termina de acomodar. Con trato caballeresco y humildad se predispone a responder.

p: Cuénteme, por favor, ¿Cuál era su parentesco con René  y cómo era la relación familiar?                                                                                                                                                              MF: Éramos primos. Juan Bautista, padre de René, era el más grande de varios hermanos y Arturo Cándido, mi padre, el más chico. Entre todos decidieron ayudar a que mi papá pudiera acceder a un título universitario.

p: ¿Qué lo llevó a ser médico? ¿Su padre, su primo René, o ambos?                                           MF: Creo que tuve una importante influencia de mi padre que era cirujano del Hospital Rawson, y trabajaba en los consultorios de la Estación Remedios de Escalada, del Ferrocarril Roca, además de atender el propio. Con René nos veíamos muy poco porque él ya estaba en Jacinto Aráuz, La Pampa, durante mi infancia y luego viajó a EE.UU. Cuando regresó a Argentina, en el ‘71 yo era médico y estaba realizando, por consejo de él, mi residencia de Cirujano General en el Hospital Alvear. Me llevaba veintitrés años.

p: ¿Qué semejanzas hubo entre su padre, René y usted?                                                               MF: La medicina, la actitud frente a la función pública y ‘los bichos raros de la honestidad’-sonríe-  Cuando yo era chico mi padre fue interventor en una municipalidad. Duró poco, apenas cuatro meses. Ni bien le propusieron algunos negociados renunció y se fue. A mi me pasó algo similar cuando trabajé en el Pami como auditor de prótesis cardiovasculares de alta complejidad. Después de rechazar pedidos improcedentes, que además eran mayores en un tiempo preelectoral, un buen día no recibí más mi salario por dos meses. Y luego de cuatro años, sin que nadie me avisara nada, entendí que me habían despedido. Lo que le pasó a René es público. Cuando él se enojaba, yo le decía: ‘Vos estás fuera del sistema. No te ensucias, no hay plata’.

p: Usted procedió igual que sus familiares…                                                                                      MF: Si, claro. No vendí mi libertad. No la negocio. Yo me voy con la frente alta, tranquilo y mirando a todos a los ojos. No agacho la cabeza. ‘Tal vez tenga  principios muy estúpidos para estos días’. Pero suelo decir que prefiero morirme de hambre antes que caer en falta. No me gustan las deudas sociales. ¿Será un principio raro? Puede ser, pero son mis principios.

p: Un rasgo distinto en René parecieran ser sus partidas.                                                           MF: Yo siempre digo que empezó cuatro veces, con nuevos proyectos. Cuando se fue a La Pampa se hizo de la nada. Luego al viajar a EE.UU comenzó como un ‘camillero de lujo’ y llegó al bypass. Más tarde al regresar al país fue al Sanatorio Guemes, y finalmente con la Fundación Favaloro. Inició el proyecto remando y remando y remando. Empezó esa última etapa con la apertura de la institución a sus 69 años. Hay que tener ganas y mucha fuerza vital, no? Hubo en su momento una falsa versión periodística que sostenía que operó sólo hasta esa edad. Ahí recién comenzaba su última etapa, y realizó intervenciones hasta el día anterior a su muerte, y tenía 77 años.

p: ¿Cuándo tuvo un trato más fluido con René, y cuándo formó parte de su equipo de trabajo?                                                                                                                                                          MF: Hacia fines de los ’60 venía de visita al menos una vez al año. Recuerdo que en el ’66 viajó al país para hacer las primeras cirugías cardíacas de revascularización coronaria en el Hospital Italiano, y era una ‘súper figura’ para nosotros. No había antecedentes de intervenciones así. Fue un pionero en la estandarización de la técnica. Yo estaba en el segundo ciclo de medicina, próximo a quinto año. Había muerto mi padre y me empezó a ayudar económicamente, posibilitó mis estudios. Significó mucho y me aconsejó que hiciera la residencia médica. Era muy generoso con todos. Más aún con su familia. Comencé en el Guemes como residente, luego ‘jefe de residentes’ y finalmente formé parte del Staff. Me cuidaba mucho de hacer las cosas bien.

p: ¿Cómo era operar con él?  Debe haber sido muy fuerte.                                                            MF: Quizás, por estar siempre juntos, yo no dimensionaba el valor real. Tal vez porque él era muy humilde. Se hacía sentir si alguien procedía mal. Se enojaba mucho si eso pasaba. Fuera de eso, era afable con todos.

p: ¿Sabe que algunos de sus colegas creen que usted fue uno de los mejores colaboradores de René?                                                                                                                              MF: Nunca nadie me lo dijo. Me entero por usted. Sé que me esforcé. Además digo siempre, lo que da  valor a las palabras son los hechos y sus resultados.

p: Sus compañeros dicen: “Nadie implantaba marcapasos como Mariano”. “Era quien más sabía de desfibriladores”. “La base de datos de toda aparatología quirúrgica era él”. “Nos enseñaba a todos”.                                                                                        MF: Eso si puede ser. Siempre me gustó la parte eléctrica. Yo conservo aún los registros completos. Las garantías de todos los implantes de marcapasos y parches operatorios de todos los pacientes que intervine. Tengo un placar lleno!!!  A esta altura, mi señora mi quiere tirar todo.

p: Dicen que usted y René se complementaban muy bien. ¿Era doblemente exigido por ser un familiar, para René un colega más y para los otros un Favaloro?                       MF: Puede ser. Teníamos una excelente relación, profesional y personal. Yo no le pedía nada. Siempre dije que no quería tener ningún privilegio, y no los tuve. Me pedía que lo llevara a dar conferencias los fines de semana. Eran charlas para todo público el viernes por la noche. Y sábados y domingos para médicos. Disfrutábamos de esos viajes al interior.

p: ¿Alguna salida recreativa, de pesca, o a cenar?                                                                            MF: No, porque siempre estaba ocupado. No disfrutó de la vida. Además, como era una figura tan pública no podíamos ni pensar en salir a comer. Se hacía imposible. Nunca hubiera querido tener su popularidad. Si entrábamos a un lugar se paraban a saludarlo y tal vez nos quedábamos sin cenar. Era muy querido por la gente. Las únicas oportunidades en que podíamos almorzar tranquilos eran en una parrilla de algún paraje ignoto de ruta, y ahí sí disfrutar hasta de las charlas.

p: ¿Qué defecto tenía René?                                                                                                                       MF: Ser estricto en exceso. Pensaba siempre en progresar y no concientizaba el esfuerzo. Reparaba en los errores para corregirlos. Pero no se daba cuenta de festejar los logros. No podía parar. No se daba tiempo. Además, siempre había alguna urgencia. Era un servicio que atendía los 365 días, las 24 horas, y eso lo obligaba a ser así.

p: ¿La mejor virtud?                                                                                                                                       MF: Su humildad, su honestidad, su generosidad. Como médico compartía y enseñaba todo. No se guardaba nada. Era feliz así. No tenía secretos. Hacía docencia. Quería ser recordado como un docente.

p: Usted también tiene su humildad…                                                                                                   MF: Puede ser. Me parece que el valor está en hacer las cosas, y compartir los conocimientos sin límites. No esconder nada. Soy partidario del respeto, y de las reglas de educación. Pero me costaría pertenecer a la diplomacia. Soy sencillo.

p: ¿La sabiduría está en los humildes?                                                                                                   MF: Puede ser. Cuando uno más sabe se da cuenta de que le falta saber mucho más.

p: René tenía un círculo muy íntimo. Descansaba, se refugiaba en las charlas con algunos de sus colegas los doctores Boullón, y Racki. Más aún con su amigo Penelas, con quien podía mirar la vida desde la poesía y la literatura. Y con usted compartía viajes con diálogos llenos, humanos, terrenales, ¿verdad?                                       MF: Al finalizar una conferencia, la gente se mataba por tocarlo, por saludarlo. Algunos lo creían milagroso, lo endiosaban. Le besaban las manos, sobre todo las señoras mayores. Él se sentía muy mal con eso. Lo habían convertido en un ser sobrenatural. Lo angustiaba. Yo lo ayudaba a procesarlo. En parte hay una explicación psicológica. El corazón está asociado a la vida, más allá de que el cerebro maneje todo. Tocarlo para mucha gente era como tocar el poder de dar vida. Y también intervenía el pensamiento mágico. Besar sus manos significaba sobrevivir, transcender. Se vinculaba con una ilusión sobrenatural. A él le costaba entenderlo. Yo se lo traducía. Lo ayudaba a salir del mito, a volver a humanizarse frente al aturdimiento de una visión mística.

p: ¿Él le pedía opiniones a usted?                                                                                                             MF: Si. Muchas veces. Cuando algún gobierno le ofrecía un cargo él me pedía opinión. Yo le contestaba. ‘Vas a dejar de ser un médico honorable, con prestigio, para pasar a convertirte en un mal político’. Me escuchaba. Me gusta ver el simplismo de la existencia.

p: ¿Era realizable el proyecto de la Fundación Favaloro?                                                               MF: El proyecto de René era una idealización. ‘En este país, con las condiciones que todos conocemos, formar una institución de esas características fundacionales, era como el paraíso prometido’. La realidad argentina le demostró que no se podía. Era como extrapolar el funcionamiento de la Cleveland Clinic de EE.UU, que cuenta con el financiamiento necesario para su desarrollo, y trasladarla a nuestro país. Una institución de similares características, pero sin asegurar los recursos para su continuidad. Tal vez pensó que con la figura de él alcanzaba y se equivocó. También eso fue parte de un pensamiento mágico. Quizás en ese momento se pensaba que esa técnica podía usarse para siempre. Pero la ciencia evoluciona, descubre nuevos métodos, y a la Fundación se le iba a presentar un problema práctico: la evolución acelerada de diversos cambios. Se podía auto financiar parte del desarrollo, no su totalidad. Y además, en lo social, para atender indigentes alguien tiene que pagar los costos. Se equivocó. Se le escapó lo financiero de la obra. En eso René no vio los nuevos paradigmas para el futuro.

p: ¿Cambió algo en lo científico en estos años, a partir de la actual gestión del CONICET?                                                                                                                                                          MF: Si y no. Si, en que la gente sabe que la ciencia es importante. Y no, porque se sobrevaloran los resultados. Se cree que la ciencia lo arregla y lo cura todo, y no es así. La medicina en gran medida no cura las enfermedades, las trata para prolongar la vida. El cuerpo envejece, y eso es inexorable.

p: ¿El país ha apoyado a los científicos vanguardistas, para ser protagonistas de su tiempo?                                                                                                                                                                 MF: La sociedad de EE.UU está organizada de otra manera. La ciencia avanza porque el científico está apoyado de diversas formas. A veces la ciencia evoluciona más rápido que la capacidad de adaptación de la sociedad, y la ética y la ciencia no quedan del mismo lado, pero funciona así. La ciencia progresa con más velocidad que las leyes sociales.

p: ¿Se hace medicina preventiva?                                                                                                               MF: No se está haciendo buena prevención en Salud. El mundo está desfasado. Vamos detrás al tratar la enfermedad, y se debe prevenir imperativamente para evitar que la gente se enferme. Tenemos cada vez más obesos, hipertensos, más diabéticos, en vez de modificar los hábitos alimenticios y promover la actividad física a toda edad. Demasiado sedentarismo. Una interacción mayor a través de la computadora, no con el trato personal. No se camina lo suficiente. Tomarlo en serio es convertirlo en ‘políticas de Estado’, que trasciendan la duración de un gobierno y continúen. Se hacen estudios diagnósticos innecesarios, para que el médico se resguarde frente a un posible juicio de mala praxis, y eso significa un enorme gasto de recursos que podrían volcarse en prevención. También hace falta más humanismo. Volver a la relación médico paciente. El profesional que conoce la historia clínica de cada uno y tiene un trato personal.

p: René fue uno de los pioneros de la medicina social. ¿Qué piensa del Dr. Abel Albino?                                                                                                                                                                  MF: Me parece una maravilla. Hace aquello que se debe hacer. Empieza por donde se debe empezar: el embarazo, y en especial los dos primeros años de vida de las criaturas. Tenemos una materia prima humana que cuidar. Es parecido a René, en el humanismo.

p: ¿Qué opina de MSF – Médicos Sin Fronteras?                                                                                 MF: Me parece que hacen un trabajo encomiable. Su labor se conoce menos porque van a distintos lugares.

p: ¿Si hoy comenzara nuevamente el proyecto de la Fundación, volvería a acompañar a René?                                                                                                                                         MF: Por supuesto. Aunque si supiera el resultado final, trataría de cambiarlo. Ya tengo la experiencia previa. Iría con una herramienta muy importante. Dejé la Fundación cuando falleció René. Sentí que ya no era mi lugar. Cambiaron los paradigmas humanos fundacionales.

p: Usted tiene la misma mirada social que René, como una unidad indivisible en la forma de observar a la medicina, al hombre, al mundo. Fueron formados con similares principios y un marcado humanismo. Pareciera que René sigue vivo en usted…                                                                                                                                                                 MF: Puede ser…

                   Al escuchar el relato de sus diálogos con René es inevitable recordar los de una vieja película: ‘Desde el jardín’, historia en que con sabiduría un jardinero asesoraba y desbarataba las encrucijadas de un presidente.

                   Mariano, consejero confiable, compartía con la figura pública sus angustias, alegrías, robustecía su mirada terrenal, desmitificaba al prócer y le devolvía humanidad para que pudiera evaluar las grandes decisiones.

                   Aferrado a una secreta sabiduría, cree tener una ventaja: “puedo volver a casa en subte”, comenta.

                   Con las últimas luces del día, se despide. Acaso su humildad, un ‘inapreciable don’, lo premie. Su figura se pierde entre la gente y, en medio de la multitud, ‘valora ser Favaloro, un cirujano, un ciudadano más’.-

 

Guillermo Daniel Balbi  / Periodista

* Nota de autor: Agradezco al doctor Mariano Favaloro la gentileza de haber aceptado esta entrevista y la cordialidad y generosidad expuestas en la colaboración de su desarrollo. GDB